sábado , 25 mayo 2019
Home / Noticias / The Walking Dead esta en su mejor momento?

The Walking Dead esta en su mejor momento?

La zombi ha regresado con mucha acción, genio narrativo y la polémica desaparición de de sus protagonistas. A pesar de críticas y controversias, The Walking Dead está hoy la altura de las grandes, y la sexta entrega ha comenzado como tal.

srhyehyrteat5eu6

El universo del fandom televisivo está plagado de conceptos diversos y curiosos, y uno de los que está en plena forma en este panorama sobreanalizado es el de la serie odiada por no ser lo que los que la ven quieren que sea. Parece un trabalenguas, pero que lo habéis calado. El ejemplo perfecto es The Walking Dead. El éxito de AMC estrenó hace unas semanas su sexta temporada, y aún es vapuleada en medios y por ser la misma serie desde hace al menos tres entregas. Incluso ahora que está intratable, con capítulos que combinan el retrato de los personajes con hordas y hordas de zombis. ¿No es eso, zombis, lo que piden sus haters? Pues parece que tampoco es suficiente. The Walking Dead seguirá sufriendo algo tan extraño como valiente en el mundo creativo: haber sido diferente de lo que los demás esperaban.

Y no es que The Walking Dead esté precisamente libre de culpa en esta polémica. La de AMC fue en su comienzo una apuesta difícil, pero no difícil a lo Mad Men o The Leftovers, con propuesta intensita, sino difícil de infumable. Las dos primeras temporadas fueron más que nada un tanteo de atmósfera, de dinámica de personajes, de tono emocional, y todo eso se lo debemos a Frank Darabont, su productor en aquel momento, pero también el poso mojigato (y pseudoreligioso) que lastraba la acción de la serie y la evolución de sus protagonistas. A partir de la tercera entrega halló el punto justo entre lo desesperado y lo temible que vemos hoy. Los que la odian cinco años después es porque: a) son gente pesada a la que animamos a empezar otra serie, o b) no entienden que The Walking Dead no es solo una serie de zombis.

¿Muerte o troleo? La última polémica

La ficción, a la que habíamos dejado en plan absolutista con Rick y compañía haciéndose con el mando de Alexandria, ha regresado potenciando sus mejores virtudes: un órdago en acción y entretenimiento, situaciones chungas para sus personajes y un juego narrativo muy acertado. The Walking Dead consigue algo casi imposible a estas alturas; que pensemos de nuevo que los supervivientes no podrían estar pasándolo peor. La ciudad se enfrenta al ataque de cientos de zombis que quedaron atrapados en una cantera, lo que se nos relata desde diferentes puntos de vista, usando con maestría la elipsis y el cliffhanger. Asistiremos a la desaparición de uno de sus protagonistas (no spoilers, tranquilos), y decimos desaparición y no muerte porque varios detalles apuntan a que ha sobrevivido. ¿Será que los guionistas han decidido trolearnos?

Los incondicionales manejan un montón de teorías, motivadas por las fotos del rodaje que siguen mostrando a la estrella o las palabras de Scott Glimpse, su productor, que afirma que reaparecerá, pero quizá solo en flashbacks. Las hipótesis se pueden resumir en dos, y ambas funcionarían como punto de inflexión en la propuesta de la serie. La primera, que el personaje sigue vivo y la muerte es solo un giro argumental, puede animarnos a pensar que el núcleo de los protagonistas estará siempre a salvo, haciendo lo imprevisible previsible (¿no os recuerda al caso Jon Snow en Juego de Tronos?). La segunda, que la ficción nos quiere dar esperanzas de que no ha muerto para confirmarlo después, similar a lo que ocurrió con Sofía, la hija de Carol, o sencillamente no volver a hacer mención sobre el destino que ha sufrido.

Una serie pionera, pese a quien pese

Es encomiable que una producción que va ya por su sexta temporada, aunque las primeras no cuajaran del todo, siga siendo capaz de motivar al espectador, sobre todo gracias a la frescura de sus guiones, pues no teme buscar caminos inteligentes para conducir la historia, dosificar la información y perfilar a sus personajes. A pesar de su irregularidad característica, o tal vez por ello, The Walking Dead es la verdadera serie pionera en esa narrativa tramposa e impredecible que ahora consagran otras ficciones. Podemos ver esa moda en, por ejemplo, Juego de Tronos, la mejor serie del año según los Emmy (AMC ya se cargaba a sus protagonistas antes que HBO), The Leftovers (con la que comparte género, temática, tono y hasta relato; el comienzo de sus últimas temporadas es casi el mismo), o hasta The Affair (con sus puntos de vista enfrentados).

La franquicia zombi también ha salido triunfante de su último reto, y eso que era uno mayor: el spin-off. Fear The Walking Dead, la por ahora precuela, situada en Los Ángeles en el estallido de la enfermedad (acompañada por Flight 462, una webserie que confluirá más tarde en la ficción companion), ha sido una doble victoria: ha demostrado que la saga puede ser más entretenida y malrollera, además de reflexiva, y ha ampliado un universo que tiene muchas posibilidades, como si se tratara de un fenómeno transmedia (Marvel o DC). The Walking Dead no ha sido una serie perfecta ni mucho menos, y los incondicionales lo son a base de algunos disgustos y casi por casualidad, pero es indiscutible que hoy ya hace honor al título de gran teleficción apocalíptica. Respecto a lo demás, haters gonna hate.

About Yei Evolution

Mi Nombre es Yeriel Velez, Lic. en Administracion de Empresas, amante del Béisbol, la musica y el Marketing. Para cualquier negociacion o consulta en nuestro portal Contacto: por Skype o por E-mail: elrankiao56@hotmail.com Sigueme en Twitter / Facebook

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: