Home / 10 Curiosidades / Las 10 Lesiones más insólitas de primavera (MLB)

Las 10 Lesiones más insólitas de primavera (MLB)

No hay que ser un descendiente de Carl Sagan para detectar que esta semana tuvimos una luna llena brillante en el entrenamiento primaveral. Considere esto:

David Price, la estrella de los Rays, tuvo que abandonar un juego con un espasmo de cuello — secándose con una toalla entre innings, porque era Secarse con una toalla entre las entradas, sostenía una punta de la toalla en el aire y en la otra reposaba la nuca, dándole vueltas como si fuera una audición para “El exorcista”.

“Quizás necesitemos más suavizador en las toallas”, declaró el manager Joe Maddon a Marc Topkin, el aficionado al dogout y los linos del Tampa Bay Times.

Entonces estuvo el rey del relevo medio de los Yankees, David Robertson, quien se desgarró un pie — mientras cargaba unas cajas escalera abajo — y tuvo que negar que su esposa lo perseguía en ese momento.

Oiga, siempre es emocionante darle la bienvenida a contratiempos como éstos en el Salón de la Fama de las Lesiones de primavera. Y ya que he recopilado estas calamidades durante casi 20 años, es el momento de ponerlas en perspectiva – mediante la presentación de Las 10 Mayores Lesiones en el entrenamiento primaveral de todos los tiempos, según un distinguido comité compuesto por, bueno, yo.

10mo Premio: — Carlos Baerga se cortó el dedo en el 2003 — cuando fue a alcanzarle dinero a su primo en la gasolinera para pagar por el combustible, y la puerta del auto se le cerró en la mano. Otra razón más para pagar en el surtidor.

9no Premio — Rich Harden se lastimó el hombro en 2004 — cuando trataba de apagar su despertador. Resultó que, por una vez, ésta fue una de las lesiones de Harden por las que no hubo, ejem, que alarmarse.

8vo Premio — Mo Vaughn se perdió un partido en el 2000 – después que un pedazo del techo le goteara en el ojo. “Enfrentamos esa maldición de frente”, dijo el entrenador Mike Scioscia. “No vamos a permitir que un poco de yeso nos detenga.

7mo Premio — El lanzador de los Cardenales, Cliff Politte (1998) se perdió una salida al pisar un par de pinzas de las que se utilizan para ajustar los pinchos. Sólo un recordatorio más de que siempre es bueno evitar un poco la tensión en la primavera.

6to Premio — Bryan Rekar, el pitcher de los Rays, se quemó dos dedos en el año 2004 – en su cortadora de césped. Esa es una lesión que debe ser imposible en los entrenamientos primaverales, excepto en el caso del único equipo en el béisbol que estaba entrenando (en ese momento) en su ciudad natal. “Por lo general,” dijo el manager Larry Rothschild, “estaría en un hotel, y no tendría que cortar el césped de la alfombra”.

5to Premio — Podría pensarse que por lo menos es seguro viajar en los entrenamientos de primavera. Pero no le sucedió así en 1997 al lanzador de los Azulejos, Flener Huck. Durante el vuelo a la Florida, un maletín se salió del compartimento del compartimiento superior, lo golpeó en el hombro y le partió la clavícula. salió de la percha, lo apaleó en el hombro y se rompió la clavícula. Supongo que debería haber conducido.

4to Premio — El relevista de los Padres, Jay Witasick, perdió una semana y media del entrenamiento primaveral en el 2003 por forzar el codo mientras tiraba una bolsa de basura. Todavía clasifica como el peor, Umm, lanzamiento perdido de su carrera.

3er Premio — Hablando de tener un mal día en el trabajo. En una misma jornada en el año 2004, el lanzador Bryce Florie Marlins se desgarró un músculo de la caja torácica mientras lanzaba, y luego tuvo una pesadilla en medio de la noche que le hizo saltar de la cama y golpearse con la puerta de corredera de la ventana. Terminó en la sala de emergencia con 15 puntos de sutura para cerrar una cortada en la barbilla. “Tengo que conducir de vuelta a casa y empezar todo de nuevo”, le dijo a Clark Spencer de The Miami Herald.

2do Premio — En el año 2000, Amaury Telemaco, lanzador de los Filis, se ocupaba de sus asuntos y entrenaba en la parte del desaparecido Jack Russell Stadium cuando su compañero de equipo, Rico Brogna, disparó un jonrón en práctica de bateo que voló sobre la pared del jardín derecho — y le perforó el brazo. Apuesto que todavía se pregunta cómo sucedió eso. “Miles de cruzan por el mismo lugar todos los días”, me dijo en ese momento. “Vienen y van. Y nunca son golpeados”. Estuve con los Cachorros, y Sammy (Sosa) bateaba todas esas bombas sobre la avenida Waveland. Todo el mundo allí está bien. ¿Por qué a mí?”

Y la mejor lesión de entrenamiento primaveral de todos los tiempos es — El nudillista de los Cerveceros, Steve Sparks nunca será olvidado por este clásico de 1994. Después que el equipo trajera a un grupo de oradores motivacionales cuya rutina incluía la rasgadura de libros telefónicos para demostrar técnicas del poder de la mente sobre la materia, Sparks decidió intentar el mismo truco y se dislocó el hombro izquierdo. Esta no es sólo una de las lesiones más raras de todos los tiempos, le dijo el entrenador John Adam a Tom Haudricourt, del Milwaukee Journal-Sentinel, sino también una de las más molestas, “porque luego yo tuve que buscar un número”.

Si usted tiene una lesión favorita de primavera que me perdí, por favor, envíamela por tweeter a @jaysonst. No puedo esperar a leerlas detenidamente. No va a doler ni un poco.

About Yei Evolution

Mi Nombre es Yeriel Velez, soy un blogger al que le encanta el Béisbol, la musica, la publicadad y el Marketing. soy estudiante de administracion. Contacto: elrankiao56@hotmail.com Sigueme en Twitter / Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *