viernes , 29 septiembre 2017
Home / Consejos / Cómo despertarte en 90 segundos con el menor esfuerzo

Cómo despertarte en 90 segundos con el menor esfuerzo

Algunas personas no tienen problemas para levantarse. Simplemente escuchan la alarma del celular, la apagan y comienzan su día con energía y entusiasmo. No obstante, muchas otras despiertan pensando lo difícil que será su día y las ganas de comenzar no aparecen ni por asomo.

Para contrarrestar los efectos de la tan popular pereza matinal, algunos optan por tomar una ducha caliente, pero investigaciones recientes demuestran que los cambios de temperatura bruscos (de la ducha caliente al frío de la habitación) pueden generar el efecto contrario al que estamos buscando: más deseos de dormir.

Entonces, saber cuál es la mejor forma de ducharnos por la mañana se convierte en un punto clave para levantarnos sin esfuerzo.
Hoy te contamos cómo lograrlo:

La diferencia con una ducha convencional

Cuando tomamos una ducha por la mañana, en general aumenta la temperatura de nuestro cuerpo para luego disminuir drásticamente al momento de salir del baño. Esta baja de temperatura corporal brusca prepara a nuestro cuerpo para seguir durmiendo (y no para comenzar una jornada laboral o de estudio)

Para contrarrestarlo se han realizado determinados estudios en los que se muestra que la llamada «ducha escocesa» sí prepara nuestro cuerpo y lo llena de la vitalidad necesaria para afrontar el día entero.

De qué se trata exactamente

Para llevarla adelante la temperatura corporal debe cambiar cada 30 segundos. Se recomienda comenzar con agua helada, cambiar a la temperatura más alta o la que más se aproxime sin quemarte durante otros 30 segundos y volver al agua helado por 30 segundos más.

Esta técnica también conocida como hidroterapia frío/calor puede resultarte poco placentera mientras lees pero es más que efectiva (se ha utilizado en cientos de países alrededor del mundo durante miles de años).

¿Por qué es tan efectiva?

Los beneficios de esta técnica tienen que ver con el hecho de que el contraste dramático de temperatura abre los capilares y aumenta la circulación sanguínea.

En este proceso, no sólo se borran los rastros de sueño que pueden haber quedado sino que se fortalece el sistema inmune, se purifican los órganos, se eliminan toxinas y se disminuyen los riesgos de sufrir depresión e incluso aumentan las probabilidades de eliminar grasas. ¡Varias bondades para una sola ducha!, ¿verdad?

La idea de una ducha fría apenas te levantas puede que te suene difícil de llevar adelante; sin embargo, a medida que pasan los días el cuerpo y la mente se van acostumbrando a la nueva rutina.

Del mismo modo que nos tiramos a la pileta para hacer natación aunque sabemos que está fría, podemos ducharnos con frío/calor por las mañanas sin padecerlo. Con el paso del tiempo verás que resulta cada vez más sencillo y que en sólo 1 minuto y medio podrás comenzar tu día con energía vitalidad y, sobre todo, bien despierto.

About Yei Evolution

Mi Nombre es Yeriel Velez, soy un blogger al que le encanta el Béisbol, la musica, la publicadad y el Marketing. soy estudiante de administracion. Contacto: elrankiao56@hotmail.com Sigueme en Twitter / Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *